Menú Cerrar

ALGODÓN ORGÁNICO

El algodón orgánico utiliza productos naturales reportando beneficios a los productores, al medio ambiente y al consumidor.

• El algodón ecológico se cultiva en tierras libres de sustancias tóxicas y de todo tipo de pesticidas e insecticidas.

• La agricultura ecológica se basa en la rotación de cultivos en lugar de utilizar fertilizantes artificiales. Y si se usan son orgánicos como el humus. O insectos como abejas y mariquitas para el control de plagas.

• Se tiene en cuenta que los trabajadores que llevan a cabo dichos cultivos tengan unas condiciones de trabajo dignas y saludables. Como exponer la piel a sustancias tóxicas.

• Las semillas no son trangénicas y se recuperan manualmente y no se destruyen con lo que no endeuda a los agricultores por tener que comprar cada año.

• En el suelo se gestiona mejor el uso y la retención del agua debido al incremento de matería orgánica. Y se hace rotación de cultivo para hacer más productiva la tierra. Esto también hace que las tierras sirvan a los agricultores para vivir y no solo para producir sin descanso y dejar a la tierra seca de energía.

• En el cultivo del algodón orgánico el deshojamiento se realiza mayoritariamente por el viento y el manejo de agua.

No hace falta pensar mucho para descubrir los beneficios para nuestra salud. Al ser un algodón cultivado en tierras fértiles libres de pesticidas, herbicidas y fertilizantes químicos sintéticos. También se hila y se produce sin químicos tóxicos.

La piel es un órgano poroso que absorbe las sustancias que ponemos sobre ella, por tanto, si usamos productos de algodón orgánico, disminuimos la posibilidad de presentar reacciones alérgicas. Nuestra piel tiene una mayor ventilación y respira mejor. Se siente mejor.

Además, el posterior proceso de teñido y acondicimiento de la tela sigue el proceso que estipula la ley para el algodón certificado.

También controlan que los trabajadores tengan unas condiciones laborales dignas.

El algodón ecológico sólo utiliza productos naturales y produce beneficios no solo al consumidor sino también al medioambiente y los productores.

La ausencia de plaguicidas y el uso de semillas no transgénicas permite un mayor respeto de los recursos naturales y del ecosistema.

Al elegir un producto textil ecológico apoyas técnicas de cultivo que mejoran la fertilidad del suelo.

También hacen que el agua no alcance elevados niveles de toxicidad.

Todo esto hace que se preserve el medio ambiente, ofreciendo un mundo más saludable a las próximas generaciones.

Cada vez que usamos un producto sostenible sumamos un valor añadido, un compromiso social y medioambiental. 

Estamos apostando por un mundo un poco más limpio y seguro.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *